Archivos de la categoría Servicio

COMERCIALIZACIÓN

Buscamos construir cadenas productivas mediante relaciones a largo plazo basados en la confianza comprensión y consistencia apoyando.

Administrar los riesgos de este cambiante negocio para que cada parte obtenga el mayor beneficio posible.

Nosotros nos aseguramos de que el productor de algodón tenga todos los elementos que pueda llegar a necesitar, en tiempo y forma, para que logre cosechar la mejor calidad de algodón posible, desde el financiamiento, asesoría técnica y acceso a información de nuevas tecnologías de siembra, seguros agrícolas, compras de insumos en volumen para abaratar costos, información de tendencias en los mercados de Nueva York, facilitarles herramientas de coberturas de precios para maximizar sus rendimientos económicos y finalmente conseguir los recursos para liquidar su producción en los tiempos que se requieren y estar listos para el siguiente ciclo.

¿Quienes participan en esta cadena?

Todo aquel que comparta nuestra filosofía, nuestra misión y visión.

En el inicio están los productores, es candidato quien sepa sembrar algodón, quien ame y respete su tierra, su cultivo, gente con solvencia moral, que quiera el bienestar de su familia ganando dinero trabajando y con un gran sentido de compromiso con esta alianza, con su sociedad y con México.

El día de hoy contamos con gente extraordinaria, comprometida con el proyecto en la Laguna, Los Mochis, Cd. Obregón, Tamaulipas, Chihuahua.

Hoy por hoy trabajamos con fábricas mexicanas muy honorables con las que quisiéramos seguir retroalimentándonos, así como algunas fábricas extranjeras con grandes inversiones en México y hemos mejorado los procesos tradicionales de los distintos departamentos de la compañía haciendo uso de nuevas tecnologías, logrando una mayor eficiencia en el servicio, una mejor calidad en los productos y un liderazgo en el manejo y distribución de la información en las tendencias del mercado de futuros de Nueva York. Contamos con la única página de Internet en nuestro país que ofrece las cotizaciones en tiempo real, esto para apoyar las operaciones entre nuestros proveedores y nuestros clientes.

La labor dominante de la compañía se basa en la comercialización de algodón de la manera más eficaz posible para lograr un círculo virtuoso que beneficie a todos los participantes de la operación. Por esto, la organización busca encontrar las herramientas y mecanismos que mas ayuden a conseguir la solidez, consistencia y mejora continua en toda la operación que nos involucre.

El principal campo de acción donde nos desempeñamos es un mercado nacional donde durante los últimos10 años se han producido en promedio 600,000 pacas de algodón por año y se consumen 1,800,000 pacas, de modo que existe un déficit de 1,200,000 que se debe importar de distintos países, principalmente de Estados Unidos. Nuestra participación ha ido en incremento año con año, hasta lograr el día de hoy un 10% del total de la producción Mexicana, buscando siempre un crecimiento importante año con año.

Te invito a que apuestes por nuestro proyecto, formes parte de él y juntos logremos un mejor país.

NY FUTURES

Seguros y Coberturas de precios en el Mercado de Nueva York

Algodonera GZ se ha definido siempre con base en la filosofía de lograr un círculo virtuoso que beneficie a todos y cada uno de los miembros que integran el proceso desde la siembra hasta el hilado, de modo que a lo largo de su historia ha buscado distintas herramientas que lo ayuden a alcanzar sus fines de manera más eficaz. Este servicio es el mecanismo más importante en el cual nos apoyamos para conseguir estos beneficios. Contamos con la única página de Internet en nuestro país que ofrece las cotizaciones en tiempo real, esto para apoyar las operaciones entre nuestros proveedores y nuestros clientes.

Ver tabla de Precios en Pantalla Completa

SERVICIO DE HVI

Clasificación del algodón mediante laboratorios especializados certificados.

La clasificación del algodón es el proceso de describir la calidad del algodón en cuanto a su grado, longitud de la fibra y micronaire. Antes, se usaba el tacto y la vista para hacer esta clasificación. Se realizan determinaciones del micronaire con una medición del flujo de aire, que indica la finura de la fibra.

La clasificación es esencial para los sistemas de fijación de precios del algodón, pero se necesitan pruebas adicionales para tener un control de calidad de alto nivel en la producción de textiles. Por lo tanto, se desarrolló un instrumento para medir casi todas las propiedades de la fibra. A este instrumento se le conoce como el Instrumento de Alto Volumen (HVI) y es fabricado por Zellweger Uster, Inc. Actualmente, su sistema de clasificación consiste de mediciones del instrumento para la longitud, resistencia, uniformidad de la longitud, micronaire, desechos y color de la fibra. Desde 1991, el HVI clasifica el 100 por ciento de las cosechas de Estados Unidos.

UNIDADES BASICAS DE MEDIDAS DEL HVI PARA MUESTRAS DE ALGODON

Longitud (UHML) & Índice de Uniformidad

Longitud (UHML: Upper Half Mean Length, El promedio de la parte más larga de la muestra)

La fibra del algodón puede variar de tamaño debido a muchos factores que se presentan desde el comienzo de su cultivo. Algunos de los más importantes son: el tipo de semilla, la madurez de la planta al momento de cosecharse, las sierras de los bancos del despepite con la que es separada de la semilla, e incluso hasta la humedad, la cual puede hacer que se contraiga o expanda en un momento determinado. En un inicio, la medición del largo de la fibra se basaba en el juicio personal del clasificador de acuerdo a la apariencia de un determinado mechón o grapa (Staple Length) formado por un conjunto de fibras preparadas manualmente.

En la actualidad, el HVI calcula este dato llamado Promedio de la parte más larga de la muestra (UHML) tomando como base el promedio del 50% de la parte más larga de las fibras de la muestra. Este dato se obtiene de una muestra con un peso determinado y establecido para todas estas mediciones.

La longitud es medida y expresada de muchas maneras. El HVI arroja resultados en milímetros, sin embargo hay quien lo conoce por su medida en pulgadas o incluso por su clave o código. La siguiente tabla arroja los datos con sus equivalencias.

LONGITUD UPLAND (UHML):

CODIGO

PULGADAS

CENTECIMAS DE PULGADA

MILIMETROS

CODE

INCHES

100TH’S OF INCH

MILLIMETERS

24

< 13/16

< .79

< 20.1

26

13/16

0.80 – 0.85

20.1 -21.6

28

7/8

0.86 – 0.89

21.8 – 22.6

29

29/32

0.90 – 0.92

22.9 – 23.4

30

15/16

0.93 – 0.95

23.6 – 24.1

31

31/32

0.96 – 0.98

24.4 – 24.9

32

1″

0.99 – 1.01

25.1 – 25.8

33

1 1/32

1.02 – 1.04

25.9 – 26.4

34

1 1/16

1.05 – 1.07

26.7 – 27.2

35

1 3/32

1.08 – 1.10

27.4 – 27.9

36

1 1/8

1.11 – 1.13

28.2 – 28.7

37

1 5/32

1.14 – 1.17

29.0 – 29.7

38

1 3/16

1.18 – 1.20

30.0 – 30.5

39

1 7/32

1.21 – 1.23

30.7 – 31.2

40

1 1/4

1.24 – 1.26

31.5 – 32.0

41

1 9/32

1.27 – 1.29

32.3 – 32.8

42

1 5/16

1.30 – 1.32

33.0 – 33.5

43

1 11/32

1.33 – 1.35

33.8 – 34.3

44

1 3/8

> 1.36

> 35.0

 Según la longitud de la fibra y algunas otras características, existen distintas denominaciones de algodón. La longitud de fibra más comercial es la del algodón Upland, existen otras fibras mucho más largas que son conocidas como algodón Pima, Acala o Egipcio. Mientras mas larga sea la fibra obtendremos hilos más finos y resistentes de mejor calidad y como consecuencia su precio es más alto.

LONGITUD PIMA ( UHML ):

CODIGO

PULGADAS

CENTECIMAS DE PULGADA

MILIMETROS

CODE

INCHES

100TH’S OF INCH

MILLIMETERS

40

< 1 1/4

< 1.20

< 30.5

42

1 5/16

1.21 – 1.25

30.7 – 31.8

44

1 3/8

1.26 – 1.31

32.0 – 33.3

46

1 7/16

1.32 – 1.36

33.5 – 34.5

48

1 1/2

1.37 – 1.42

34.8 – 36.1

50

1 9/16

1.43 – 1.47

36.3 – 37.3

52

1 5/8

> 1.48

> 37.6

Indice de Uniformidad

Las fibras del algodón suelen ser de distintos tamaños aún en una misma muestra, aunque la variabilidad no suele ser muy grande. Sin embargo, es muy importante para la elaboración del hilo que se tenga una cierta uniformidad mínima. Este dato es analizado y expresado por medio de porcentajes de fibra.

El Índice de Uniformidad en el largo de la fibra se obtiene calculando la siguiente fórmula: Promedio de la Longitud/UHML x 100, y el total es expresado como porcentaje. Finalmente este dato describe que tan pareja es la longitud de la fibra dentro de una muestra determinada.

Índice de Uniformidad

Descripción

Uniformiy Index (%)

Menor que 77

Muy bajo

77 a 80

Bajo

81 a 84

Promedio

85 a 87

Alto

87 y Mayor

Muy alto

Índice de Fibra Corta (SFI: Short Fiber Index)

El Índice de fibra corta, conocido en inglés como Short Fiber Index SFI, es un indicador que presenta el porcentaje de fibras dentro de una muestra de algodón que no sobrepasen 0,5¨ o 12,7 mm. Es decir, en una muestra se seleccionan y se cuentan cada una de las fibras que sean más cortas que esta medida y a este número de fibras representado como porcentaje se le conoce como SFI.

La forma de medir este índice dentro de un HVI se presenta en la imagen mostrada a continuación:

Como se representa en la figura, la fibra es peinada y colocada para facilitar la clasificación de sus propiedades. Según este estudio, los porcentajes de SFI se catalogan con base en la siguiente tabla:

Índice de Fibra Corta (SFI) %

Descripción

Menor que 6

Muy Bajo

6 a 9

Bajo

10 a 13

Medio

14 a 17

Alto

18 o mayor

Muy Alto

Resistencia y Elongación

Estas dos características son muy importantes para la elaboración del hilo. Si la fibra es muy larga pero no tiene una buena resistencia, al momento de fabricar el hilo se rompe, de modo que la producción se vuelve interminente provocando grandes costos a las fábricas textiles.

La resistencia es la carga máxima que soporta la fibra por unidad de área antes de romperse. Se representa con los gramos por tex de resistencia que soporta un conjunto de fibras ante una máquina del HVI que aplica fuerza para romper la fibra. En el momento en el que se rompe, se calculan las libas que se utilizaron para lograrlo y es el resultado que arroja el HVI como medición.

La resistencia de la fibra está relacionada al promedio de la longitud que tienen las moléculas de celulosa que la conforman. Mientras más largas sean las cadenas de celulosa, más resistencia tendrá la fibra.

La tabla de mediciones de Resistencia es la siguiente:

Resistencia (Strength g/tex)

Descripción

Menor que 21

Muy bajo

22 a 24

Bajo

25 a 27

Medio

28 a 30

Alto

31 o mayor

Muy Alto

La resistencia es medida en gramos por tex. El tex es una unidad equivalente al peso en gramos de 1,000 metros de fibra.

Por otro lado, la fibra de algodón es flexible y puede ser estirada. Al aumento en la longitud o deformación como resultado del estiramiento de la fibra se le conoce como elongación. Esta se mide y se representa como porcentaje de aumento sobre la longitud original de la fibra antes de estirarse.

Micronaire e Indice de Madurez

El micronaire se utiliza, por lo general, como medida de la madurez, lo cual es cierto para una variedad (cultivo) y región determinadas. En términos más genéricos, sin embargo, es una función de la madurez así como de la finura, que afecta al tratamiento textil y a la calidad de formas independientes y diferentes. Por ello es importante, en particular cuando intervienen diferentes variedades de algodón y distintas regiones de cultivo, medir la madurez y la finura por separado, y también por separado se trata sobre ambas mediciones más adelante. Sin embargo, algunas investigaciones apuntan a que con el algodón Upland, el micronaire es tan bueno, si no mejor que la madurez, para predecir la calidad y la capacidad de absorción de tintura del hilo.

Las fibras con un micronaire más bajo se rompen más fácilmente durante la manipulación mecánica. Los algodones con un micronaire más bajo tienden también a enredarse con mayor facilidad alrededor de partículas de basura y hojas, por lo que la cantidad de fibra buena que se elimina es mayor.

Las fibras con un micronaire más bajo suelen ser más flexibles y se enredan con más facilidad y forman los neps.

Por lo general, se considera que deben evitarse los algodones con un micronaire demasiado alto o demasiado bajo, situándose la gama ideal en torno a 3,8-4,2 para el algodón de tipo americano Upland. Sin embargo, siempre que el algodón esté maduro, serían preferibles unos valores de micronaire por debajo de 3,8, en particular para la hilatura con rotor.

La madurez, que viene determinada principalmente por las condiciones de cultivo, puede definirse como el grosor relativo de las paredes (es decir, el área de la membrana celular respecto a la de un círculo del mismo perímetro que la fibra o la relación que existe entre el grosor de las paredes y el “diámetro” global de la fibra). A continuación, se muestran secciones transversales de fibras de diferentes grados de madurez:

La madurez ejerce, por lo general, mayor influencia en el aspecto y los defectos de la tela que cualquier otra propiedad de la fibra. Comúnmente se mide mediante la prueba de resistencia al paso de aire de compresión doble, aunque para obtener una información más detallada se utilizan mediciones de fibras aisladas (p.ej. AFIS®), sistema que incluye la distribución de madurez y la presencia de fibras inmaduras y muertas. La madurez se expresa a través de diferentes medios, siendo los dos más utilizados el porcentaje de madurez (Pm) y la proporción de fibras maduras (M); lo deseable es un nivel de M de 0,9 como mínimo (preferentemente 0,95), y un Pm del 80%. La madurez de la fibra de algodón influye enormemente en la formación de neps, la absorción del tinte y en el aspecto del tejido teñido.

Las variaciones de madurez en un lote de hilo o de tela pueden causar estrías y barrados porque el teñido presentará tonalidades diferentes. Pero no solamente es importante la madurez media, sino también su distribución. Un pequeño porcentaje de fibras inmaduras o “muertas” no afectará de manera significativa a la madurez media, pero sí puede afectar mucho al aspecto del hilo y de la tela, sobre todo en lo que se refiere a la nudosidad y las manchas blancas, aunque podrían representar apenas el 0,5% (en peso) de las fibras. El aspecto más claro de las fibras inmaduras teñidas se debe principalmente a su forma no uniforme aplastada a modo de lazo y a la menor longitud del recorrido que hace la luz cuando pasa a través de una pared más fina teñida, más que a una menor absorción del tinte, sin olvidar que también influyen las diferentes características de reflectancia de la luz de las superficies “lisas” de la fibra (p.ej. los neps brillantes). Y también podría influir la rápida desorción del tinte de las fibras inmaduras. Las pérdidas por lavado y acabado también son mayores en algodones inmaduros porque su contenido de fibras no celulósicas es más alto. La madurez de las fibras afecta asimismo al brillo. La inmadurez se asocia también con pegajosidad y el lapeado de los rodillos debido al exceso de azúcares de la planta, en particular con altos niveles de humedad. Como se sabe, el peinado permite eliminar en cierta medida las fibras inmaduras y finas.

Color (Rd, +b, Grado de Color)

Por lo general, cuando se abre la cápsula el algodón es blanco, pero su exposición a la intemperie y los microorganismos durante mucho tiempo oscurece su color y le resta brillo. El algodón también se descolora o motea por la acción de los insectos, los hongos, las enfermedades de la planta y la suciedad del suelo, o cuando la planta muere a causa de las heladas o la sequía. Una reducción de los azúcares y el almacenamiento en condiciones de alto nivel de humedad también causan la amarillez del algodón.

El color del algodón no influye en su tratamiento, pero sí en el teñido y el acabado. A menudo se recurre al blanqueo para reducir o incluso eliminar las diferencias de color que presenta el algodón en rama. No existe necesariamente ninguna correlación entre las diferencias de color después del blanqueo y las diferencias de color después del teñido.

Es importante medir no solamente el color medio, sino también su variabilidad, sin olvidar el moteado, puesto que repercute en el rendimiento del tratamiento y el aspecto de la tela. El color suele medirse con la ayuda de instrumentos que determinan su grado de opacidad, reflectancia o brillo (Rd) y la amarillez (+b), aunque aumenta la tendencia hacia los valores tintóreos de los patrones CIE. Las impurezas afectan algo a los valores medidos; por lo general, +b es en torno a 9,0 y Rd 75%

El color del algodón es determinado por el grado de reflectancia (Rd) y amarillez (+b). La reflectancia indica cuánto brillo o apagamiento tiene una muestra y la amarillez indica el grado de pigmentación de color. Es usado un código de color de tres dígitos. El código de color está determinado por la localización del punto en el cual intersectan los valores Rd y +b sobre el diagrama para algodón Upland del colorímetro de algodón ickerson – Hunter. El color de las fibras de algodón puede ser afectado por lluvias, heladas, insectos y hongos, y por manchado a través del contacto con el suelo, pastos, u hojas de la planta de algodón. El color también puede ser afectado por niveles excesivos de humedad y temperatura mientras el algodón está siendo almacenado, antes y después del desmote. A medida que el color del algodón se deteriora debido a condiciones ambientales, aumenta la probabilidad de reducir la eficiencia del proceso. El deterioro del color también afecta la capacidad de las fibras para absorber y retener tinturas y acabados.

El color instrumental en la clasificación del algodón se mide en unidades de reflectancia (Rd) y amarillez (+b). La reflectancia indica el brillo o apagamiento de una muestra, y la amarillez indica el grado de pigmentación. Unos niveles bajos de Rd son sinónimo de un tono opaco o grisáceo, mientras que los niveles altos de Rd indican brillo o ausencia de gris. Los altos niveles de +b indican un alto grado de amarillez, mientras que niveles bajos de +b equivalen a un bajo nivel de amarillez. Las figuras 2.27 y 2.28 muestran los niveles de Rd y +b según los grados de color para algodones Upland y Pima. El eje vertical en estas figuras indica la reflectancia y el eje horizontal, la amarillez.

El grado de color establecido por las normas universales sobre los grados de color para el algodón Upland (Universal Upland Cotton Grade Standards) está determinado por el grado de reflectancia (Rd) y el grado de amarillez (+b), como muestra el diagrama de color para Upland en la figura 2.27. El grado de color establecido por las normas del USDA para el algodón Pima americano se determina por la Rd y la +b, como muestra el diagrama de color para el algodón Pima en la figura 2.28. Los grados de color pueden interpretarse a partir de mediciones de la Rd y la +b localizando el punto de intersección de los valores Rd y +b en el diagrama. Desde 1999, el USDA utiliza instrumentos, en lugar de un clasificador humano, para determinar el grado de color de la clasificación oficial del algodón Upland.

El color de las fibras de algodón puede verse afectado por la lluvia, las heladas, los insectos y los hongos, así como por las manchas cuando entra en contacto con el suelo, hierbas u hojas de la propia planta. Otros factores que también afectan al color son el exceso de humedad y las altas temperaturas durante el almacenamiento del algodón, antes y después del desmotado. A medida que el color del algodón se deteriora debido a las condiciones ambientales, aumenta la probabilidad de que se reduzca la eficiencia del proceso. El deterioro del color también afecta a la capacidad de las fibras para absorber y retener tinturas y acabados.

Basura (Tr Cnt, % Area, Grado de Basura).

La basura es una medida de la cantidad de materias en el algodón que no son fibra, como hojas y cortezas de la propia planta. Una cámara digital explora la superficie de la muestra de algodón y la digitaliza para analizar las imágenes. Se calcula la superficie porcentual cubierta por partículas de basura y el número de estas partículas visibles, y se publica el resultado. Un porcentaje alto de superficie de basura se traduce en una mayor cantidad de residuos durante el tratamiento en la hilandería y un hilo de inferior calidad. La relación entre la superficie porcentual de basura y el número de partículas de basura es un buen indicador del tamaño medio de las partículas que contiene la muestra de algodón. Por ejemplo, un porcentaje bajo de superficie de basura combinado con un alto número de partículas de basura indica un tamaño medio menor de las partículas que un porcentaje alto de la superficie de basura combinado con un número bajo de partículas. Las partículas de basura pequeñas o “de pimienta” son muy perjudiciales porque son más difíciles de eliminar de la fibra durante la hilatura que las partículas de basura más grandes.

El grado de hoja del clasificador es una estimación visual de la cantidad de partículas de hoja de la planta de algodón. Hay siete grados de hoja, designados como gredo de hoja “1” hasta “7”, y todos están representados por estándares físicos. Además, hay una designación “debajo de grado” que es descriptiva.

El contenido de hoja es afectado por la variedad de algodón, métodos de cosecha y condiciones de cosecha. La cantidad de hojas remanente en la fibra después del desmote depende de la cantidad presente en el algodón previo al desmote y del tipo de cantidad de equipo de limpieza y secado usado. Aún con los métodos más cuidadosos de cosecha y desmote, una pequeña cantidad de hojas queda en la fibra de algodón.

Desde el punto de vista manufacturero, el contenido de hoja es todo desperdicio, y hay un factor de costo asociado con su extracción. También, partículas pequeñas no pueden siempre ser exitosamente extraídas y esas partículas pueden disminuir la calidad de la tela terminada.

Humedad (Solo en el espectro del HVI)

La humedad es considerada la cantidad de agua que se encuentra en la fibra del algodón. El contenido de humedad dentro de la fibra del algodón es medido como un porcentaje al momento de realizar las pruebas de análisis con HVI. La humedad puede afectar de manera significativa los resultados del laboratorio, esta es escencial para la comparación de datos contra los estándares internacionales. También es considerada un prerequisito para la negociación en la compra de la fibra. El algodón es una fibra higroscópica; esto significa que mientras mas agua absorbe aumenta su resistencia (ocurre completamente lo opuesto con el Rayon, por ejemplo, ya que este se debilita).

Las condiciones atmosféricas estándar de acuerdo a la norma ISO 139 son las siguientes:

– Temperatura de 68 ± 4° F (20 ± 2° C)

– Humedad Relativa de 65 ± 2%

Para obtener el equilibrio ideal de humedad se requiere de un tiempo de acondicionamiento de por lo menos 24 horas (ASTM), preferiblemente hasta 48 horas. Sin embargo, esto nunca sucede en la vida real!

La influencia de contenido de humedad en las propiedades de la fibra del algodón es la siguiente:

§ Micro –

§ Longitud +

§ Uniformidad +

§ Resistencia + +

§ Color –

§ Basura –

– = No influye

+ = Poca influencia

++ = Fuerte influencia

FINANCIERA GOZA SA DE CV SOFOM ENR

Formalizada el día 23 de marzo de 2009 con el fin primordial de realizar profesionalmente las operaciones de Empresa Parafinanciera que anteriormente se llevaban a cabo a través de Algodonera GZ y por necesidades propias en la operación del negocio, los socios toman la decisión de constituirla. El objetivo principal de la Financiera es el otorgamiento de crédito al sector primario de manera segura y redituable.

ASESORÍA TECNICA

Ofrece asesoría técnica y administrativa en cultivo de algodón con experiencia en las zonas de Laguna y Chihuahua. Administra gestiones de crédito y administración de las ministraciones. Cuenta con personal especializado con experiencia en el ramo avalado por FIRA y FINANCIERA RURAL certificado por ellos.